Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosanse@gmail.com

El mal de amores puede superarse

El mal de amores puede superarse

Cuando hay que hacer frente a una ruptura el mal de amores puede aparecer, causando un gran dolor emocional. El desamor puede superarse, pero una de las claves es ser resiliente. Los amigos nos pueden ayudar, porque no sólo nos hacen compañía sino que nos pueden prestar un consuelo y apoyo muy necesarios para sanar las heridas de nuestro corazón.

Pero salir adelante y superarlo no quiere decir que debemos olvidar el pasado, sino que tenemos que saber integrar este pasado positivamente en nuestra vida.

Podemos despedirnos de nuestra ex pareja partiendo desde el respeto y agradeciendo el tiempo pasado en común y los buenos momentos, pero sabiendo que en el momento actual no se puede mantener una amistad. A veces hace mucha falta poner distancia para que los sentimientos puedan evolucionar y para que la asimilación de la ruptura sea posible.

Por ello lo que no se debe hacer es mantener ningún contacto, evitando sitios donde podamos ver a nuestra ex pareja, no viendo sus perfiles de redes sociales, ni llamándola por teléfono ni enviando mensajes. Tras el desamor tenemos hay que reencontrarse con uno mismo, disfrutar de nuestra propia compañía y hacer cosas que nos distraigan y hagan sentir bien (leer, cocinar, ir a ver una película…).

Hacer deporte también nos puede venir muy bien y, además de ser saludable, puede ser una manera de dejar de lado los pensamientos negativos causados por el desamor a través de esa vitalidad y energía que la actividad física aporta a nuestra mente y nuestro cuerpo. Y aparte del ejercicio, otra manera de curar nuestras heridas a través del autoconocimiento es dar un paseo de unos 30 minutos cada día.

Positividad
Nuestra actitud es muy importante, mucho más que las circunstancias externas. Si tenemos una actitud positiva podremos encontrar un sentido constructivo con el que combatir el mal de amores, por ejemplo mediante un objetivo que nos ilusione. Puede ser un buen momento para enfocarnos en nuestro desarrollo profesional, de manera que nuestra mente se mantenga centrada en ello y el desamor poco a poco se vaya de nuestra vida.

Leave a comment

Your email address will not be published.