Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosanse@gmail.com

La ansiedad veraniega provocada por el calor

La ansiedad veraniega provocada por el calor

Los factores causantes de la ansiedad son de lo más numerosos. Y aunque para mucha gente resulta difícil creerlo, el verano también es una época en la que puede surgir con facilidad. Especialmente en los primeros días después de la aparición del calor sofocante. En este caso, la ansiedad está causada por una alarma generada por el cuerpo debido a la elevada temperatura.

Esto lo podemos comprobar todos cuando notamos que el calor comienza a apretar en los primeros días del verano, porque a casi todos nos resulta más difícil poder dormir y nos quedamos dando vuelvas en la cama y obsesionándonos con conciliar el sueño. Eso provoca que surja el insomnio, y puede llevar a que aparezca la ansiedad y a que pasemos el día siguiente irritables y nerviosos.

Según la Asociación Española de Psiquiatría Privada, esto ocurre (y cada vez en más personas) porque el cuerpo aún no se ha adaptado a las altas temperaturas, y al verse sorprendido por el calor sofocante trata de aceptarlo pero, al mismo tiempo, genera una alarma que causa la ansiedad.

Dado que esto ocurre con los primeros golpes de calor, la hiperactividad en nuestro metabolismo es la causa de la ansiedad al tratar de aceptar la temperatura que nos resulta tan insoportable al principio. Es por eso que se da de manera más habitual en el mes de Julio, ya que en Agosto el cuerpo ha tenido tiempo suficiente para adaptarse adecuadamente. Aunque también se puede dar en Agosto en personas que han soportado mejor el principio del verano al disponer de aire acondicionado en el trabajo y en casa.

Cómo enfrentarse a esta ansiedad
La ansiedad veraniega, al ser un trastorno que termina en cuanto el cuerpo se ha adaptado a las altas temperaturas, no suele necesitar tratamiento para combatirla. Pero es conveniente que consultemos con nuestro médico si ya padecíamos un trastorno de ansiedad anterior, ya que si se mezclan la situación podría empeorar.

De lo contrario, en unos días esta ansiedad desaparecerá, aunque al principio nos puede molestar bastante al resultarnos complicado dormir y al pasar el resto del día inquietos y alterados. Pero no hay que olvidar que este problema no dura mucho, y hasta entonces podemos tomar relajantes naturales como infusiones o realizar ejercicios de relajación y respiración que nos ayuden a no estar tan nerviosos.