Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosanse@gmail.com

Enfermedades asociadas a ciertos tipos de personalidad

Enfermedades asociadas a ciertos tipos de personalidad

Para los especialistas, existen cuatro tipos diferentes de personalidad relacionados de manera directa con enfermedades concretas, algunas de las cuales pueden ser mortales.

Nunca está de más conocer la propia personalidad. Para conocerse a uno mismo, para saber en qué se debe mejorar, y para estar advertidos de consecuencias que puede tener la propia forma de ser, sobre todo en lo relacionado con la salud.

Primer tipo o Tipo A
Las personas que pertenecen a este grupo son aquellas que se involucran por completo a nivel laboral, e incluso pueden llegar a tener dependencia. Esto provoca distanciamiento con la gente y pueden surgir los problemas familiares.

Estas personas suelen tolerar mal las opiniones de los demás y tener comportamientos hostiles u agresivos, levantando la voz e interrumpiendo a los demás. Al hablar rápido, tienden a dejar frases sin concluir.

A nivel físico son personas muy tensas, tensión que se refleja en la expresión facial y que es la responsable de las enfermedades que pueden padecer, que son de tipo cardíaco como aumento de la frecuencia cardíaca o tensión arterial elevada.

Segundo tipo o Tipo B
En este grupo se encuentran las personas cuya personalidad (valga la redundancia) es la más común. Se trata de personas que no creen superiores a los demás y que disfrutan sus ratos libres de manera plena. Estas personas tratan de estar relajadas, tener paciencia y alejarse del estrés para disfrutar de la vida. Posiblemente esta sea la causa de la creatividad que suelen mostrar.

Este tipo de personalidad es el que más alejado se encuentra de enfermedades tanto físicas como psicológicas.

Tercer tipo o Tipo C
Aquí encontramos a las personas que siempre tratan de reprimir sus emociones y ocultar o incluso negar sus sentimientos. Eso les lleva a ser poco asertivas y, al mismo tiempo, preocuparse más por los demás que por sí mismos, dejando de lado sus propios deseos y necesidades.

El pensar en los demás hace que sean muy pacientes y parezcan muy calmadas, pero eso es sólo lo que quieren mostrar. A nivel personal suelen tender a autoculparse y autocriticarse.

Esta personalidad favorece el desarrollo de la depresión, y también la predisposición a padecer enfermedades autoinmunes.

Cuarto tipo o Tipo D
Por último, este tipo de personalidad es el correspondiente a las personas que no son felices y cuyas expresiones son siempre negativas, sin que importe el momento ni la situación. Esto les hace ser muy pesimistas, preocuparse en exceso y mostrarse irritables.

La autoestima de estas personas suele ser muy baja, así como su asertividad, dos cualidades que les hacer ser muy inseguras. Eso les lleva a tener una vida social casi inexistente, al mostrarse reservadas y cerradas.

Por ello, las enfermedades más habituales en este tipo de personas suelen ser la ansiedad y la depresión, así como ciertos problemas cardiovasculares.