Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosanse@gmail.com

Estoy triste y de bajón, ¿qué puedo hacer?

Estoy triste y de bajón, ¿qué puedo hacer?

Quien más, quien menos, todos hemos tenido alguna vez un bajón. Esto puede suceder por tener una autoestima baja, sentir que no hay expectativas de futuro, estar desmotivado, no tener mucha autoconfianza, o tener miedo a tomar decisiones importantes.

El aspecto físico también suele afectar, ya que el dolor o la enfermedad hacen mella en el estado de ánimo, así como no llevar una dieta adecuada o sufrir falta de sueño.

El estrés también influye
En los países occidentales el estilo de vida acelerado que llevamos aumenta el riesgo de sufrir un bajón debido al estrés que generan la presión laboral o la incompatibilidad de los horarios con la vida familiar. No tener buenas perspectivas económicas o laborales, o recibir malas noticias, son algo que no ayuda a rebajar el nivel de estrés.

Cómo se pueden evitar los bajones
Una manera de evitar los bajones es realizara actividades en las que podamos dar rienda suelta a nuestro talento y aptitudes. En ellas debemos marcarnos objetivos, no importa que sean pequeños, que resulten alcanzables y una vez definidos, esforzarnos por alcanzarlos.

Aparte de eso, hay consejos que se pueden seguir que ayudan a no caer en un bajón:

  • Pensar positivamente. No debemos centrarnos en las cosas negativas, y hay que recordar siempre que de todo se puede sacar una enseñanza. Los pensamientos negativos se combaten haciendo cosas que nos animen: leer, salir de compras, ver una película o serie que nos guste…
  • Hacer tareas de casa. Puede sonar a tontería, pero se ha comprobado que las actividades repetitivas como barrer, lavar los platos o planchar ayudan a relajar la mente.
  • Reír. ¿Cuántas veces hemos dicho que la risa es la mejor terapia? Además de por las endorfinas que libera, porque estimula los músculos abdominales, torácicos y faciales, y ayuda a oxigenarnos.
  • Conversar. Hablar con familiares, amigos y personas de confianza es algo muy terapéutico y ayuda a que nos desahoguemos y nos liberemos de preocupaciones. Además, también hace que nos sintamos acompañados.
  • Respiración. Hacer ejercicios de respiración abdominal mientras se visualizan en la mente cosas positivas es una buena manera de serenarnos.
  • No encerrarnos. La autocompasión no nos llevará a ninguna parte y quedarnos encerrados en casa no solucionará nada. Hay que salir ahí afuera, socializar, y poco a poco veremos cómo las cosas van mejorando. Es muy sencillo tumbarse escuchando música nostálgica o ver películas tristes. Pero es mucho más efectivo lo contrario: ver comedias o escuchar música de estilo alegre.