Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosanse@gmail.com

Consejos para que el invierno no te deprima

Consejos para que el invierno no te deprima

A estas alturas, pocos son los que pueden negar que el tiempo que hace en la calle en invierno tiene una relación con nuestro estado de ánimo. Y no sólo por las numerosas estadísticas y estudios en los que se pone de manifiesto el alto número de casos de ansiedad y depresión en los países fríos en comparación con aquellos cuyo clima es más cálido.

El motivo de este tipo de trastornos es la falta de luz, que provoca en nuestro cuerpo un incremento de la melatonina, hormona que resulta fundamental par el sueño. Por ello nos sentimos más somnolientos, fatigados y apáticos. Lo contrario es lo que sucede con la serotonina, la hormona que nos hace sentir felices, cuyos niveles sufren un descenso considerable. La bajada de la vitamina D al haber menos luz solar también tiene un efecto en el estado de ánimo.

Las personas con más termosensibilidad también sufren lo suyo, ya que en las más vulnerables se puede desarrollar depresión invernal o depresión recurrente. La primera de ellas, también conocida como Trastorno Afectivo Estacionario, comienza durante el otoño y se puede alargar hasta bien entrada la primavera, y se trata mediante terapias de luz y técnicas antidepresivas. En cuanto a la segunda, son depresiones de tipo estacional que al llegar los meses más fríos empeoran.

Tanto si se es más sensible a los efectos de la época invernal como si no, hay una serie de consejos que pueden ayudar a pasarlo de mejor manera.

  • Hay que hacer todo lo posible por controlar los pensamientos y sentimientos. Una manera de hacerlo es tratando de evitar el uso de frases pesimistas. Todo tiene un lado positivo, y el invierno no es una excepción, y hay que buscarlo evocando imágenes de tipo reconfortante como la sensación de abrigarse con una manta frente a una chimenea, saliendo al cine, o tomando bebidas calientes que nos gusten. Esto ayuda a que el ánimo se temple.
  • Aprovechar todo lo posible los momentos de sol para salir a pasear,así como tomar alimentos ricos en vitamina D, ayudan a combatir la ansiedad y la tristeza.
  • Las hormonas que regulan la felicidad y el buen estado de ánimo (endorfinas, serotonina y dopamina) se generan haciendo ejercicio, y no hace falta enumerar los diferentes beneficios físicos y psicológicos de la actividad física. Al mismo tiempo, ayuda a elevar la autoestima y la satisfacción personal. Además, es muy recomendable practicarlo al aire libre aunque nos de pereza por el frío.
  • Sacar el máximo partido a las horas de sol acostándonos y despertándonos temprano. Los nuevos horarios cuestan un poco al principio, pero rápidamente se empezarán a ver los beneficios en forma de menor irritabilidad, estado de ánimo más alegre… y, además, descansaremos mejor.
  • Por último, no aislarnos. No debemos abandonar la socialización por mucho que el frío nos eche para atrás dado que el ocio ayuda a encontrarnos más contentos. Así que menos encerrarse en casa y más relacionarse con los amigos y la familia.