Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosanse@gmail.com

Coronavirus: lo más contagioso es el miedo

Coronavirus: lo más contagioso es el miedo

A menudo escuchamos que no existe nada más contagioso que el miedo, y con la misma asiduidad comprobamos lo cierta que es esta afirmación. Las pruebas más recientes tienen que ver con la crisis desatada por el coronavirus desde principios de este año.

No vamos mal encaminados si decimos que en todas las epidemias hay consecuencias psicológicas. Parte de la culpa de esto se encuentra en la desinformación o la sobreinformación, ya que en ambos casos aumenta el miedo irracional o excesivo a contraer el virus o a morir por haberse infectado.

La obsesión y el miedo lleva también a reacciones exageradas. Un ejemplo es el dejar de viajar en transporte público, obsesionarse con llevar mascarilla en todo momento, o (lo que podría considerarse racismo psicológico) tratar de aislar a ciudadanos de origen chino o no entrar a sus negocios, cuando esas personas probablemente lleven un año o más sin viajar a China.

A día de hoy, lo cierto es que en nuestro país no hay ninguna epidemia. Los casos sospechosos fueron diagnosticados o descartados rápidamente, y las dos únicas personas que contrajeron el virus (por cierto, ninguna de ellas era china) se encuentran ya recuperadas y dadas de alta.

Tener algún temor es normal, al igual que tomar precauciones. Sin embargo, el temor irracional y la obsesión no lo son en absoluto.

No dejarse llevar por el alarmismo
Obsesionarse, tanto con esta situación como con otras, es algo que se puede evitar dejando a un lado el interés por las informaciones alarmantes. Hay que tener en cuenta que la información negativa es la que más tendemos a reiterar, y el morbo también es algo que influye de manera muy importante. Lo mejor para combatir el pánico generalizado es la información veraz.

Además, no hay que olvidar que últimamente están muy de moda las “fake news” y hay mucha gente que caer con facilidad en informaciones que no han sido contrastadas, como ocurrió con un vídeo en el que se veía a una mujer comiendo sopa de murciélago. Las alarmas se dispararon sin haberse comprobado que ni el vídeo se grabó en China, ni era actual ya que fue grabado hace tiempo.

Algunas personas tienden más que otras a desarrollar comportamientos de tipo psicótico, racista o discriminatorio cuando hay alguna epidemia, y por ello es fundamental no dejarse afectar por las teorías alarmistas y las conspiraciones, pues pueden hacer aflorar estas actitudes.

Cómo se puede superar el miedo
Como se ha comentado, el miedo es algo normal en el ser humano al ser una reacción adaptativa y defensiva ante las amenazas. Pero cuando se convierte en algo frecuente, extenso y (sobre todo) desproporcionado, no es nada adaptativo y puede limitar nuestra vida y nuestra rutina diaria.

Y para no convertir en psicosis una reacción tan natural, lo que se debe hacer es analizar la situación real, valorar si se hemos estado expuestos al virus o no. Casi seguro que la respuesta será negativa, ya que hay muchas más probabilidades a día de hoy de contraer la gripe, y ante esta enfermedad no hay una alarma social tan exagerada como con el coronavirus.

Por eso es tan importante no estancarse en el miedo, no anticiparse a lo negativo. No tenemos que dejar de lado ni nuestra rutina diaria ni lo que hacemos normalmente. Y al no haber ningún tipo de alerta, no tenemos que preocuparnos por actuar hasta que las autoridades así lo recomienden.

Por ahora no tenemos que dejar de ir a los sitios de ocio habituales, podemos seguir viajando en transporte público y, por encima de todo, no debemos excluir a nadie (sea cual sea su nacionalidad). Eso sí, es preferible que en las conversaciones se evite el alarmismo ante esta crisis.

El miedo procede del desconocimiento. Y por ello es importante tener información adecuada y evitar el aislamiento social.